La semana pasada llegamos a Salta, una ciudad 7 horas al sur de la frontera con Bolivia, con ganas encontrar nuevas ONGs a las que apoyar. Sin embargo el proceso fue más complicado de lo que pensábamos.
Quizá la culpa la tuvo haber llegado en Semana Santa, pero nos costó incluso encontrar un lugar donde dormir! Habíamos leído por Internet que en Salta había mucha necesidad de ayudar al ser una de las regiones más pobres de Argentina y una de las áreas con mayor concentración de ONGs: unas 500 en una ciudad con 600.000 habitantes. Por suerte también dispondríamos de bastante tiempo allí (un total de 4 días cuando la media suelen ser solo 2). Así que ilusos de nosotros, pensábamos que encontraríamos ONGs a las que apoyar pero la realidad fue diferente. Después de varios emails sin respuesta, decidimos pasarnos 4 horas de una mañana pateando Salta y llamando a puertas sin ningún éxito ya que todas estaban o bien cerradas o se habían cambiado de local.
Facebook vino a nuestro rescate cuando la buena de Moira de la Fundación Impulsar nos llamó y nos explicó la situación de su ONG así como ponernos en contacto con Gabriela que ayuda a comunidades locales y que nos llevó al día siguiente a ver un par de interesantes proyectos en Salta, uno de ellos llamado FUCAS (Fundación Capitales Solidarios).

Visita a FUCAS

Salimos del centro de la ciudad a un barrio mucho más humilde en las afueras donde la zona está dominada por pandillas para visitar FUCAS, una organización fundada en 2002 para fortalecer el fortalecimiento y desarrollo comunidad social de la comunidad a través de varios programas sociales y educativos.
FUCAS está gestionado por un grupo de apasionados profesionales. Una de las áreas en las que se enfocan es crear áreas seguras dentro del barrio ocupando las calles con actividades familiares. Personalmente, nuestro proyecto favorito fue enseñar a niños los juegos tradicionales a los que solían jugar sus abuelos para estrechar lazos entre pequeños y mayores así como mostrar a ambos grupos que jugar en la calle no es solo seguro si no también muy divertido.
También existen grupos de trabajo para desarrollar habilidades específicas como cursos de fotografía, capoeira y cocina: tienen una huerta cuidad por los vecinos de la zona en lo que solía ser una de las zonas más peligrosas del barrio y ahora es un lugar seguro para que los niños jueguen y aprendan.

fucas
FUCAS ha traído ilusión y alegría a los barrios humildes de la afueras de Salta, e incluso en el momento están prestando sus instalaciones a una escuela cercana que se encuentra en obras: su labor es encomiable.

Como siempre, hemos donado 100 Euros a esta ONG y os invitamos a que los sigáis en sus páginas oficiales:

Web: http://www.fucasalta.org.ar/
F : https://www.facebook.com/Fundacionfucas